La lupa

Aragón es pionera en el uso de nuevas tecnologías para la educación especial

CRISTINA LÓPEZ DUMALL

iPad con el software Tico

¿Te imaginas una vida sin poder comunicarte? Esta dificultad, y otras muchas que afectan a la comunicación, forman parte de la vida diaria de personas con diversas discapacidades. Para facilitar su comunicación, se desarrollan multitud de proyectos. Imágenes, sonidos y formas se combinan con las nuevas tecnologías para mejorar la interacción con otras personas.

Un trabajo de fin de carrera de un grupo de estudiantes de Ingeniería de la Universidad de Zaragoza dio lugar al Proyecto Tico, que se basa en el uso de pictogramas para mejorar la comunicación. Los pictogramas son signos que, de manera esquemática, representan una figura, un objeto o una opción. Se utilizan para facilitar que las personas con problemas en la comunicación puedan expresarse a través de estos dibujos. El principal uso del proyecto Tico es el tablero interactivo de comunicación. Este software consiste en una superficie portátil donde se recogen grupos de estos símbolos, que deben señalarse secuencialmente para construir el mensaje deseado. Esta aplicación puede instalarse gratuitamente desde la página web del proyecto.

Actualmente, esta plataforma se utiliza en diversos colegios y asociaciones dedicados a la educación especial, así como en algunas asignaturas universitarias relacionadas con este campo. Los colegios de Aragón son pioneros en el uso de las nuevas tecnologías para la educación especial. Uno de ellos es el colegio Alborada. Desde hace ocho años, han mantenido una estrecha relación con la Universidad de Zaragoza para el desarrollo y la utilización de estas herramientas. “Nuestros chicos necesitan multitud de dispositivos, así que tenemos dos opciones: acudir al mercado para conseguirlos, o buscar colaboradores para desarrollarlos aquí”, explica Pedro Peguero, director del CPEE Alborada.

Pero no es el único colegio aragonés que aplica las nuevas tecnologías a la educación especial. Otro ejemplo es el Jean Piaget. Su director, Jesús Fredes, afirma: “Hay que partir de lo que hay en el mercado y tratar de adaptarlo, porque lo que se elabora específicamente para estos niños resulta muy caro”. En este colegio se ha desarrollado una casa domótica, especialmente equipada para cubrir todas las necesidades de las personas con discapacidades en su vida cotidiana. Pulsando un botón, las tareas más complejas se simplifican. Detrás de este dispositivo se encuentran los ingenieros de la Universidad de Zaragoza. “Hay que pensar que un ordenador puede ser la entrada a cualquier cosa”, explica Joaquín Ezpeleta, jefe del Departamento de Informática e Ingeniería de Sistemas. “Una vez que somos capaces de captar la entrada de alguien con unas necesidades especiales, ya se puede controlar todo lo que hay fuera”, añade.

Del soporte tecnológico de estos proyectos se encarga Tecnodiscap, un grupo de investigación de la Universidad de Zaragoza, que tiene como objetivo aportar soluciones para la mejora de la calidad de vida y la salud de personas ancianas o con discapacidad gracias a la tecnología. En este contexto se ha creado el Centro Aragonés de Investigación en Tecnología Asistiva (CAITA), con un acuerdo de colaboración entre el Gobierno de Aragón y la Universidad. “Entre las tecnologías que hemos desarrollado hay sistemas de domótica como actuadores de enchufes o sensores de puertas y ventanas. También hay sistemas de vigilancia, como cámaras en red”, detalla Eduardo González, uno de sus investigadores.

Aunque todavía no está en el mercado, la mesa Nikvisión, otro proyecto desarrollado por ingenieros, ya es un éxito. Su creador, Javier Marco, asegura: “Nuestra intención es que esta mesa sea dos cosas en una: por un lado una consola de videojuegos, para jugar a juegos de ordenador, y por otro, un juguete, es decir, una pantalla que sirva de apoyo para que se pueda jugar con ella como se haría sin un ordenador”. Para ello, se puede utilizar cualquier juguete convencional. Lo único que se necesita es que la mesa lleve un sistema óptico que reconozca lo que estamos poniendo encima de la mesa. De esta manera, se integra la tecnología y los medios tradicionales para hacer de esta mesa un soporte interactivo para el juego y el aprendizaje.

Todas estas tecnologías han acabado con algunas barreras comunicativas. Aunque todavía queda mucho por hacer, se sigue investigando y trabajando para que cada día la integración de las personas con necesidades especiales esté más cerca.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s