El Aleph

Nacho Bolea: “No he dejado nunca de jugar, para mí el Arte es El Gran Juego”

BEATRIZ ARANDA

Nacho Bolea con su obra Mikado

El Vicerrectorado de Cultura y Política Social invitó a Nacho Bolea a exponer en Paraninfo hace dos años. El artista aceptó el reto, y desde el 25 de septiembre podemos observar el fruto de 10 años de trabajo en la primera exposición del Paraninfo de este curso 2012-13.

Nacho bolea trabajando en su estudio

Según Nacho Bolea, “Mikado es el nombre de un juego tradicional y milenario de origen chino. Un juego que exige grandes dosis de paciencia y habilidad y que esconde dos conceptos que son importantes y recurrentes en mi trabajo: expansión y concentración. Ese equilibrio casi imposible entre el orden y el caos adquiere en esta exposición una presencia primordial y se hace palpable a lo largo de todo el recorrido”.  Por eso, la Sala Buñuel era ideal con sus diferentes galerías y ambiente laberíntico: “Creo que hemos logrado transformar todo el espacio expositivo en un gran Mikado; un itinerario entre azaroso y poético donde cada visitante puede extraviarse  y jugar su propia partida”.

La primera exposición individual de Nacho Bolea tuvo lugar en la Galería Antonia Puyó de Zaragoza, a finales de 1996. En 2003, el Museo de la Universidad de Alicante, celebró una muestra de su obra. Y ha tenido otras oportunidades junto con otros autores, pero el artista afirma que ninguna ha sido como Mikado. En ella se pueden ver cincuenta y cinco obras con una gran diversidad de soportes y técnicas: pinturas-ensamblajes, collages, objetos, libros de artista y audiovisuales. “Mi ritmo de trabajo es constante pero laborioso y expongo con poca frecuencia. En Zaragoza no lo hacía de forma individual desde el año 2001. Mikado viene a rellenar este vacío, ya que la mayoría de las obras eran inéditas, y vuelve a  presentarme en mi ciudad después de todos estos años”, dice Nacho Bolea.

OPINIONES DE LOS UNIVERSITARIOS SOBRE LA MUESTRA

Bibelot, serie “Los Divagantes”

Pero ¿qué interés tienen los universitarios por esta exposición que se aleja de los cánones y las conveniencias? Para Silvia Villanueva, estudiante de Trabajo Social, “la exposición es un poco rara porque combina muchas cosas diferentes y hace que te pierdas un poco, pero cuando te pones a descifrar todo eso, aparecen muchos temas diferentes y algunos de ellos son muy divertidos”. Sin embargo, según Pedro Esteban, de Magisterio, “el arte contemporáneo está sobrevalorado, y en muchas ocasiones no creo que lo que se expone sea arte si no transmite nada. Pero en este caso sí que veo algunas ideas claras como los viajes en esos Divagantes”.

¿Qué dice el autor al respecto? “Me consta, por lo que he podido ver y por lo que me han comentado desde el propio Paraninfo, que está acudiendo mucha gente joven a verla. Creo que en este sentido mi obra es muy abierta y directa y puede interesar a un amplio espectro de públicos pero el hecho de que despierte el interés de los jóvenes me anima y estimula”.

Soldaditos de plomo, pinceles, bolas de navidad, recortes de revistas… todo ello forma las piezas de este Mikado: “Es verdad que muchas de mis obras tienen ese aire lúdico y esconden resortes que invitan a una contemplación recreativa y activa. En mi caso particular, te diría que desde mis inicios más tempranos no he cesado nunca de jugar. Para mí el arte es El Gran Juego”.

Entonces, ¿cómo se lleva a cabo este juego? “Previamente, antes de comenzar a trabajar en el estudio, hay una fase de búsqueda y recopilación no sólo de materiales, también de sensaciones e ideas. Los paseos y excursiones me ayudan a ello. Creo que para pintar un buen cuadro tienes antes que soñarlo. El utilizar materiales tan diversos y discordantes entre sí tiene que ver con este perpetuo merodear. Al final, la imagen que tengo de mi estudio es la de un gran mecano, un mecano que pone todas sus piezas a disposición del proceso creativo”.

Pero el resultado es que esas piezas terminan encajando en puzzles sobre diferentes temas: el viaje, el arte, la literatura, el erotismo, la guerra… “En general siento atracción por temas que tienden a alterar nuestra naturaleza más íntima y que plásticamente pueden ofrecer un reto y ser sugerentes”, dice el artista.

Mikado es todo eso: es diversidad de temas, es el resultado de 10 años de trabajo, es un juego, es variedad de técnicas, etcétera. Pero la vida sigue después de la exposición, que cerrará sus puertas el 13 de enero de 2013. Entonces, Nacho Bolea continuará con sus Libros de Artistas, pinturas, Divagantes… En definitiva, creando… y jugando.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s