En privado

El día a día de los trabajadores menos conocidos de la Universidad

IRENE LOZANO – RAQUEL MARTÍNEZ

María Jesús, Camarera de Educación

Pilar, encargada de la limpieza

¿Alguna vez os habéis preguntado quién ha cocinado el menú del día? ¿Y quién ha limpiado los baños? ¿Sabéis como se llama el hombre que hace las fotocopias o el que recoge las mesas de la cafetería? Todas estas personas tienen nombre y apellidos. Son trabajadores contratados por  la Universidad de Zaragoza y, aunque la mayoría de las veces pasan inadvertidos, su trabajo es imprescindible para el buen funcionamiento de las facultades.

Ernesto Hernández es, desde hace 26 años, uno de los miembros del personal de reprografía de la Facultad de Filosofía y Letras. Trabaja 7 horas y media diarias turnándose con Luis Gracia y Pilar Martínez: “Estamos dos por la mañana y uno por la tarde, y vamos rotando cada semana. Yo prefiero el turno de tardes, es más tranquilo”. Ernesto afirma que el trato con los estudiantes es muy agradable aunque le cuesta más entenderse con los alumnos Erasmus: “A veces viene alguna estudiante francesa que parece sacada de la corte de Luis XIV, pero en general no tengo ningún problema”. Sin embargo, como excepción que confirma la regla, Ernesto recuerda una anécdota en la que echó en falta la ayuda de los estudiantes: “Me di un golpe en la cabeza con la esquina de la ventana de metal y nadie me ayudó, tuve que ir hasta la conserjería yo solo porque los universitarios se alejaban de mí al ver la sangre que salía de la brecha”.

Otro de los trabajos poco conocidos de la Universidad es el de conserje aunque, sin su labor, ni siquiera podríamos entrar a las facultades: “Aquí en Conserjería nos encargamos de abrir los centros, abrir las aulas, controlar que haya material en las clases, facturar el correo del edificio, controlar que todo funcione bien… un poco lo que vaya surgiendo día a día”, explica Marta Cháurez, conserje de la Facultad de Matemáticas. Todas estas labores se las reparten entre 16 trabajadores que van rotando entre los cuatro edificios de las facultades de Ciencias.

Pilar es una de las casi 150 personas que trabajan en las labores de limpieza de la Universidad. Según explica, el número de trabajadores depende del tamaño de cada facultad: “yo trabajo en Geografía y como es pequeña solo estamos cuatro limpiadoras, tres a tiempo completo y una a tiempo parcial”. Ninguna de ellas tiene un emplazamiento fijo sino que, cada curso, tienen asignado un edificio distinto donde se encargan de limpiar baños, aulas, pasillos e incluso las aceras y alrededores. Pilar recuerda el único suceso que le ha impactado desde que comenzó a trabajar en la Universidad: “Un día un chico subió al piso de arriba `colocao´ y yo no sabía si me miraba por algo, si le tenía que ayudar… tuve que llamar abajo y ayudarle a sentarse pero el mozo se marchó”. Aunque también señala que el trato con los estudiantes es, en general, muy bueno: “A veces me preguntan si aprendo algo al estar todo el día metida en la Universidad”.

Las cafeterías universitarias son el principal punto de encuentro de estudiantes y profesores pero ¿quién está detrás de la barra o quién prepara toda esa comida?

En la Facultad de Educación encontramos a Mª Jesús Morla. Aunque lleva 18 años dedicándose a la hostelería, los últimos cuatro los ha pasado atendiendo a los universitarios con los que, dice, “jamás he tenido ningún problema, son todos muy `majicos ”.  Aunque a la hora de las comidas hay gran afluencia de gente, Mª Jesús reconoce que su momento de mayor agobio llega a las 11 de la mañana, con los almuerzos: “es el golpe más fuerte”.

Reprografía de Filosofía y Letras

Por otro lado, detrás de los fogones encontramos al jefe de cocina junto con su ayudante. También hay personal de limpieza de cocinas que se encarga de fregar los utensilios y preparar las mesas y los postres. “Nunca hemos tenido ningún problema con la gente que viene a comer, aunque sí que es verdad que a veces se quejan de cómo está hecha la comida o de la cantidad de las raciones”, afirma Nacho Aliaga, cocinero de la Facultad de Ciencias.

Ernesto, Marta, Mª Jesús, Pilar o Nacho son sólo algunos ejemplos de las personas que, con su esfuerzo, consiguen facilitar el día a día en la Universidad de Zaragoza.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s