En privado

Comer en la Universidad de Zaragoza: bueno, bonito y barato

IRENE LOZANO – RAQUEL MARTÍNEZ

Comedor Interfacultades

Comer en el campus es la mejor opción para muchos estudiantes de la Universidad de Zaragoza. Varias empresas adjudicatarias y algún trabajador autónomo se encargan de gestionar las cantinas de las facultades para que los alumnos puedan consumir un menú casero por tan solo 5,40 euros, que se reduce a 4,8 si se compra un bono de diez comidas.

La falta de tiempo, la lejanía de la vivienda, el exceso de trabajos grupales o la pereza de cocinar son algunos de los factores que obligan a una gran parte de los estudiantes de la Universidad de Zaragoza a quedarse a comer en las cafeterías de las facultades.

Comedor de Filosofía

REST Hostelería, ARECO Servicios Integrales y NTC Restauración son las tres empresas que gestionan el servicio de
comedor de la mayoría de las facultades. La principal diferencia entre ellas es que mientras que las dos últimas establecen directamente cuál será el menú diario, REST Hostelería da libertad al jefe de cocina para elegir qué comerán  los estudiantes. Así nos lo cuenta Ignacio Samaniego, cocinero de la Facultad de Matemáticas: “Yo trabajo para Rest Hostelería y aquí el menú lo elijo yo”.  Pero en esta facultad no es la única cosa que deciden, ya que “el precio que impone la Universidad es de 5,40 por menú, aunque de ese precio para bajo cada uno puede hacer lo que quiera”. Aquí, el precio del menú es de 5,10 y se ofrece un servicio en mesa comparable al de cualquier restaurante. Aunque no es de los comedores con mayor afluencia, puesto que suelen acudir diariamente unas  80 personas, “hemos aparecido como el mejor comedor del campus en el Heraldo de Aragón”, afirma Ignacio. Los estudiantes también están muy satisfechos con el servicio: “Comer aquí es como comer en casa”, afirma Miguel Ascaso, estudiante de Matemáticas.

Bonos de los menús

Otra de las características que distingue a esta cafetería, es que no ofrece bonos de comida, como es habitual en el resto de facultades.  La Facultad de Filosofía y Letras es una de ellas: “El menú vale 5,40 e incluye tres primeros, tres segundos, postre y bebida, aunque existen unos bonos de 10 comidas que cuestan 48 euros”, explica Carlos Herrero, el jefe de cocina de la cafetería de este edificio. La empresa que la gestiona es ARECO Servicios Integrales, la misma que se ocupa también del servicio de comedor de la Residencia Universitaria Pedro Cerbuna.  Gracias a su gran tamaño, la cafetería de Filosofía y Letras es una de las más frecuentadas por los estudiantes, y la que más comidas sirve, rondando los 150 menús diarios. “No vengo unos días fijos, solo me quedo a comer cuando no me apetece cocinar, porque, como soy de Huesca, vivo en un piso y me tengo que hacer yo la comida” declara Beatriz Esteban, estudiante de Filología Inglesa.

Además, Carlos se encarga de no desperdiciar la comida sobrante: “Ya me las apaño yo para que no sobre nada, y, si algún día sobra algo en buen estado, lo intentamos sacar a primera hora del día siguiente”.

Ignacio Samaniego en el comedor de Matemáticas

Los celíacos y vegetarianos también se tienen en cuenta en esta facultad, aunque no tanto como en la de Ciencias, donde los carteles ya anuncian la posibilidad de comprar incluso cerveza para celíacos. Si avisan con tiempo, los cocineros les preparan una comida especial para que no tengan problemas a la hora de quedarse a comer en la Universidad. NTC Restauración es la empresa adjudicataria de este comedor, además de los de las Facultades de Veterinaria, Ingeniería, Económicas y Derecho. “Yo suelo venir dos días a la semana y siempre pago con bonos porque me sale más económico, aunque la comida no siempre me gusta, depende del día”, afirma Mónica, una estudiante de derecho. Como a dato a destacar, el jefe de cocina de la Facultad de Ciencias, Nacho Aliaga, señala el aumento de comensales: “Cada vez vienen más jubilados y gente de la calle a comer aquí… supongo que porque la relación calidad-precio es bastante buena y con esto de la crisis…”

Pero no todos los comedores están gestionados por empresas de hostelería. Es el caso del de Interfacultades, donde los responsables de la cafetería son un matrimonio de trabajadores autónomos que, desde hace once años, cada día elaboran comida casera siguiendo su propio criterio. “Aquí solo somos mi marido y yo, tenemos una concesión por ser autónomos y trabajamos desde las 7 de la mañana hasta las 4 de la tarde para sacarlo adelante”, declara Mª Ángeles, la mujer del propietario. En cuanto a los precios, al ser autónomos no mantienen el de 5,40 por cada menú, sino que el precio varía entre los cuatro y los seis euros según el menú que se elija.

Menú de Ciencias

Comer en la Universidad de Zaragoza es, a día de hoy, una de las opciones más “apetecibles” para los estudiantes, cuyos paladares se decantan por una u otra facultad guiados por los platos que ofrece cada menú.

ESCUCHA ESTE PODCAST

ESCUCHA ESTE PODCAST

ESCUCHA ESTE PODCAST

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s