Vox populi

Javier Gastón: “A pesar de la crisis, la sociedad aragonesa quiere tener una televisión autonómica”

LAURA LARRIBA – ANA PRATS

Javier Gastón lleva seis años contándonos la actualidad de Aragón como presentador del informativo de Aragón TV. Es licenciado en Derecho, profesor de piano por el Conservatorio Superior de Música de Aragón y posee el Máster de Comunicación y Periodismo de Heraldo de Aragón y la Universidad de Zaragoza. Ha desarrollado su labor profesional en la Cadena COPE, donde ha trabajado como redactor y locutor tanto en servicios informativos, como en programas. Todas las noches se cuela en nuestras pantallas para contarnos lo más importante  de nuestra realidad, con esa mezcla de cercanía y rigor que le caracteriza. Hoy, en A Pie de Campus, Javier Gastón responde a nuestras preguntas. 

Eres una de las caras conocidas de Aragón TV ¿Cómo se lleva?

Cuando sales en televisión presentando un programa tipo espectáculo, sí que te puedes sentir más artista que periodista. Cuando estoy trabajando, hago mis ocho horas de trabajo, y parte de ese tiempo lo dedico a presentar el informativo. No es que tú llegas aquí y te pongas a hacer un show. Llegas aquí tienes tus reuniones, preparas un informativo, vives la evolución de los temas… y por ejemplo, cuando estás inmerso en tu trabajo, te llaman y te dicen que se te ha hecho tarde en maquillaje. Es entonces cuando te pones el traje y cuentas lo que has estado haciendo, por eso no siento que sea una persona que salga en la televisión. Por la calle, sobre todo cuando voy con otras personas, sí que me comentan “se te ha quedado mirando”. Pero después de seis años trabajando aquí, me cuesta hacerme a la idea de que la gente me reconozca, porque yo no soy consciente de ser una cara conocida. La dinámica del trabajo me impide tener ese concepto.

“ANALIZAR, SINTETIZAR Y CONTAR LO QUE PASA ES ALGO INNATO EN MÍ Y HE TENIDO LA SUERTE DE HACERLO MI PROFESIÓN”

¿Cómo un abogado en potencia acaba trabajando como periodista?

Supongo que como muchos otros licenciados que hay en otras cosas que no sea el periodismo. Es algo vocacional. El periodismo me gustó desde siempre, lo que pasa que hay gente que te aconseja que estudies otra cosa y que quizá en el futuro te puedas dedicar a lo que es el periodismo. Claro, yo tengo otra edad, en otra época había personas que estudiaban otras cosas, historia, filología, derecho… y más tarde se dedicaban al periodismo. A mí las leyes me gustaban, pero en las prácticas del último año de carrera descubrí que no era a eso a lo que me quería dedicar. Hice un master de periodismo, porque era en lo que quería trabajar.

¿Crees que si hubieras estudiado periodismo te hubiera resultado más fácil llegar hasta donde estás ahora?

En la vida nunca se sabe. Tienes que estar en el momento preciso y sobre todo muy bien preparado, porque de nada sirve que alguien apueste por ti si luego no sabes responder. Yo tuve la inmensa suerte de que Aragón TV estaba arrancando e hice las pruebas para poder trabajar aquí. A lo mejor si hubiera estudiado periodismo en Madrid, que ya tenía plaza,  no estaría En Aragón TV en un trabajo con el que disfruto tanto.

¿Qué es lo que te enamoró del periodismo?

Es una vocación que tengo de siempre. Con 7 años tenía el típico radiocasete ochentero, con el que me grababa a mí mismo y me inventaba entrevistas. Con 9 años me encantaba ponerme el telediario, que lo presentaba Pedro Piqueras, y me escribía las noticias que daban. Luego yo me las volvía a redactar y jugaba delante del espejo a contar yo esas noticias. El hecho de poder analizar lo que pasa, sintetizarlo, procesarlo y contar las cosas, es algo innato en mí, y he tenido la suerte de poder hacerlo mi profesión.

¿Qué es lo que detestas de la profesión?

Las condiciones precarias en las que muchas veces se trabaja. Antes de que se sintiera la crisis económica en el año 2008, ya las condiciones de los periodistas eran precarias. Gente que estaba muy preparada tenía que darse de alta como autónomos, para luego cobrar cuatro duros. Hay estrellas en grupos de comunicación que cobran tantísimo, y luego los profesionales que están trabajando 10 – 12 horas diarias cobran miserias. Creo que la base de esa injusticia es que la gente que nos dedicamos al periodismo lo hacemos por vocación, trabajando mucho y muy duro y se aprovechan de ello. Desde luego, yo ahora mismo me considero un privilegiado, pero no siempre he trabajado en Aragón TV y sé que hay muchos periodistas trabajando en situaciones muy duras.

“EN LA VIDA TIENES QUE ESTAR EN EL MOMENTO PRECISO Y SOBRE TODO MUY BIEN PREPARADO”

¿Recuerdas cuál fue tu primera noticia?

Recuerdo cual fue mi primer informativo. No la noticia con la que abrimos, pero sí la imagen del día, era la inauguración del Monasterio de San Juan de la Peña. La primera frase que dije, antes de que nadie me viera, porque estaba cubierto por la imagen, fue: el monasterio nuevo de San Juan de la Peña ya está preparado para abrir sus puertas.

La bronca más grande que te hayas llevado…

La verdad es que siempre he tenido muy buenos jefes, que han sido conscientes de que somos humanos y a veces salen mal las cosas, sobre todo cuando trabajas en directo. Pero cuando trabajaba en la radio, estaba sonando una entrevista que estaba grabada en falso directo, y estando en control solté la entrevista, que debería haber simulado un directo. Recuerdo aquella sensación de decir “Dios mio, ¿qué he hecho?”. Pero afortunadamente, no puedo decir que me haya pasado algo tan grave que haya marcado un antes y un después.

¿Cuál ha sido la mayor satisfacción que te ha dado la profesión?

La mayor satisfacción como profesional es el poder ser quien cuenta las cosas, sobre todo si son cosas buenas. El poder estar el día que se celebró en la Expo el Día de Aragón, que había tanta emoción en el ambiente, el poder ser un partícipe de excepción de ese momento. Cuando haces partícipe a la audiencia de esa alegría siento orgullo.

Luego, por supuesto, también manejas información de primera mano antes de que llegue a otras personas. Me siento con cierta responsabilidad, de tener que saber cómo contarlo, y hacerlo bien.

“A LA AUDIENCIA NO LE IMPORTA QUE TE DUELA LA CABEZA, TIENES QUE DAR LO MEJOR DE TI”

Mucha gente cree que el trabajo de presentador es el de sentarse y leer…

Ya… Desde que empecé a trabajar como presentador siempre me hacen las 3 preguntas de oro: ¿trabajas una hora al día?, ¿La ropa que llevas es tuya?, ¿Lees lo que dices? Evidentemente a nadie le pagarían por trabajar una hora. Tengo una jornada laboral junto con un equipo, y yo soy la última parte del proceso. Cuento directamente lo que previamente hemos preparado, y mi última función es la de presentar como si fuera un envoltorio el trabajo importante que se ha elaborado en equipo.

¿Tienes algún truco para matar los nervios antes de ponerte ante la cámara?

Soy una persona a la cual este trabajo no le genera nervios. Hay tensión porque estás trabajando con informaciones que a lo mejor están por llegar, o vienen en directo. Malo será el día en el que no haya tensión, porque hay gente que te está escuchando y tienes que sentir y transmitir lo que estás contando a tu audiencia. Hay veces que tienes problemas personales o te encuentras mal, pero tienes que ser consciente de que a la audiencia no le importa que hayas dormida mal, que te duela la cabeza o que estás pendiente de que faltan imágenes por llegar. Lo mejor es echarle ganas y pensar que tienes que dar lo mejor de ti.

 Hay gente que considera un despilfarro el coste de la televisión en estos tiempos de crisis, ¿qué les dirías?

Soy consciente de los tiempos que vivimos, de las gran crisis y de que hay que hacer sacrificios pero también, al igual que la audiencia que nos avala, de que hay un gran porcentaje de la población que demanda un lugar donde se hable de sus problemas, se cuente su actualidad y donde se compartan gustos, tradiciones, historias… La gente es libre de opinar lo que quiere, pero la sociedad aragonesa quiere tener una televisión.

 ¿Hay presiones políticas sobre el contenido de algunas informaciones?

No, nosotros afortunadamente podemos decir que Aragón TV es un organismo público cuyo consejo de administración está integrado por todos los partidos políticos con representación en la Cortes de Aragón. Esa pluralidad hace que Aragón TV sea una televisión muy equilibrada y muy objetiva, dentro de lo posible. La realidad no es nunca objetiva, pero esta es una televisión en la que todos tienen cabida.

¿Por qué crees que Aragón TV se ha conseguido situar entre una de las televisiones más vistas, tanto en la comunidad como entre todas las autonómicas?

Porque es una televisión que se hace por y para la sociedad. Aragón es una sociedad, cultura y patrimonio muy rico y necesitaba una televisión que lo reflejara. Esa necesidad es lo que ha hecho que los aragoneses se hayan volcado con Aragón TV.

“ESTE TRABAJO ES VOCACIONAL, EN LA VIDA UNA GRAN PARTE DE LA FELICIDAD RESIDE EN HACER LO QUE A UNO LE GUSTA”

Has estudiado en la Universidad de Zaragoza, ¿qué es lo que recuerdas con más cariño?

La etapa universitaria siempre es bonita principalmente por la edad que tienes. Yo soy de Huesca y me vine a Zaragoza. Conoces gente nueva, empiezas a dejar la adolescencia de lado, tienes ilusiones, experiencias nuevas, tienes libertad… Lo que recuerdo es la sensación de romper el cascarón y abrirse un poco al mundo, y digo un poco porque en esa época te piensas que eres muy listo y luego cada año que pasa vas aprendiendo cosas nuevas.

Estudiabas en la Universidad y además en el Conservatorio Superior de Música, ¿cómo te daba tiempo a todo?

 La organización es fundamental. Empecé a estudiar música a los 6 años, así que cuando empecé a estudiar en la universidad ya estaba experimentado en compatibilizar el conservatorio y todo lo demás.

¿Podrías dar un consejo a los futuros periodistas de la Universidad de Zaragoza?

Como me consta, por mi propia experiencia y por la gente que he conocido, que este trabajo es puramente vocacional, yo creo que en la vida una gran parte de la felicidad reside en hacer lo que a uno le gusta. Son tiempo difíciles para cualquier disciplina a la que te quieras dedicar. En el periodismo hay que ser especialmente fuerte en tus convicciones, pero de todo se sale. Hay que estar muy bien preparado y si hay ilusión y vocación que no te eche por tierra los sueños.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s