En privado

Cientos de estudiantes participan en los programas de intercambio de las universidades españolas

Grupo Séneca de Zaragoza

IRENE LOZANO Y RAQUEL MARTÍNEZ

Vivir fuera de casa, sin padres, con nuevos profesores y compañeros y conociendo una nueva ciudad. Esas son las principales razones que llevan a decenas de estudiantes universitarios a pedir, cada año, las becas Séneca del Ministerio. Aunque algunos no las consiguen, gracias al intercambio SICUE pueden cursar un cuatrimestre o todo un año fuera de casa rascándose los bolsillos.

La experiencia me está pareciendo inolvidable. El año que viene echaré mucho de menos la vida universitaria pura”, afirma Lidia Salguero, estudiante Séneca de la Universidad de Zaragoza. Conocer otra ciudad, nuevos compañeros y distintos planes de estudio son los principales atractivos para solicitar un intercambio SICUE.

Hay dos opciones: los más atrevidos se decantan por irse fuera de su ciudad durante un curso mientras que los más precavidos pueden irse únicamente un cuatrimestre: “yo pedí solo el intercambio para 4 meses porque tenía miedo de no adaptarme y quedarme sola en los grupos de trabajo”, cuenta Astrid Otal, estudiante de Periodismo que, actualmente, se encuentra en la Universidad Carlos III de Madrid. Uno de sus miedos era quedarse sola en una ciudad desconocida por lo que recurrió a las redes sociales para contactar con gente en su misma situación: “En la página de Facebook Sénecas en Madrid encontré a otros estudiantes que también están de intercambio en mi Universidad. Salimos algún día, quedamos…”, explica Astrid. En la Universidad de Zaragoza también se ha creado una página en esta red social que sirve como punto de reunión para todos los estudiantes sénecas.

Astrid Otal en Madrid

Pero no todos los estudiantes a los que se les concede el SICUE reciben ayuda económica. Para ello, deben de solicitar la beca Séneca que concede el Ministerio de Educación: “La beca es de 120 euros para el viaje y un pago mensual de 500 euros durante lo que dure el traslado”, explica Milagros Gascón, encargada de gestionar las becas Séneca en la Facultad de Filosofía y Letras. “Normalmente se conceden entre 30 y 40 intercambios SICUE pero al no recibir la ayuda económica del Ministerio, muchos de ellos lo rechazan. Este año sólo se han ido 10 estudiantes en la Facultad de Filosofía”, señala Milagros. En total, se han concedido 42 becas Séneca en la Universidad de Zaragoza, aunque tres de ellos renunciaron, según miembros de la Administración.

A pesar de esto, algunos estudiantes deciden seguir adelante con el traslado. Aunque los datos de este año no se harán públicos hasta enero, en el curso pasado, de los 149 estudiantes que pidieron el traslado para cursar sus estudios en la Universidad de Zaragoza, solo lo hicieron 62, mientras que de los 286 que solicitaron el SICUE para irse de la Universidad de Zaragoza solo se fueron 149, según datos oficiales. Es el caso de Sonia Andrés, estudiante de Enfermería: “A mí no me dieron la beca Séneca pero sí el SICUE así que decidí irme igualmente. Supone un esfuerzo para mis padres pagármelo pero la verdad es que merece la pena”, explica.

Además del tema económico, otro de los motivos que suelen “echar para atrás” a los estudiantes es la abundancia de papeleo que se necesita: “Te tienes que armar de paciencia, ir un día tras otro a las secretarías, porque cada día te dicen una cosa diferente y otro papel que tienes que entregar. Incluso tuve que pedir a una amiga que estaba en Zaragoza que entregara por mí los papeles de las convalidaciones porque yo ya no estaba en la ciudad y sino podía perder la beca”, explica Astrid.

Aun así, Astrid es una de las afortunadas que ha podido irse al destino que eligió en primer lugar. Al participar en los intercambios universitarios la mayoría de Universidades Públicas de España, el estudiante tiene la opción de poner en orden de preferencia sus destinos elegidos. Los favoritos de los estudiantes de la Universidad de Zaragoza, según la Administración, son la Universidad Complutense y la Universidad Carlos III de Madrid, la Universidad de Granada y, en especial, la Universidad de Canarias, donde este año se han ido nueve sénecas.

Lidia Salguero, junto con su compañera Aisha Parrilla, en el Pilar

Las concesiones finales se hacen por nota. Se suma la nota media del expediente académico a la de una memoria que debe hacer el alumno explicando sus motivos para pedir el intercambio. Algunas de las carreras donde se solicitan más becas Séneca en la Universidad de Zaragoza son las de Ingeniería, Derecho, Trabajo social, Medicina y Psicología, según los datos de la Administración.

Eso sí, al final todo el esfuerzo merece la pena: “Decidí pedir el intercambio a Zaragoza porque siempre es bueno conocer mundo. La adaptación a la ciudad ha sido fácil y rápida. Hay bastantes diferencias con Sevilla, y sin duda, lo que más echo de menos es el sol del sur, pero aun así,  no me arrepiento lo más mínimo de haber elegido esta ciudad”, declara Lidia Salguero. Por su parte, Sonia también está muy contenta con el cambio: “Estuve muy nerviosa desde que eché la solicitud en abril pero al final ha merecido mucho la pena. Estoy muy contenta aquí”.
Las Becas Séneca abren las puertas a cientos de estudiantes para comenzar una nueva vida universitaria.

ESCUCHA A ASTRID 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s