El Aleph

El cine no está en crisis en el CMU Pedro Cerbuna

BEATRIZ ARANDA – SANTOS MARTÍNEZ

Sala de cine CMU Pedro Cerbuna

El Cineclub del CMU Pedro Cerbuna ofrece todos los años películas que mezclan la novedad y lo clásico, lo comercial y lo independiente. Se trata de un cine gestionado por estudiantes de la Universidad de Zaragoza, desde el director hasta el proyeccionista, que permite, por un máximo de 3 €, disfrutar de una selecta cartelera.

Desde 1973, el CMU Pedro Cerbuna cuenta con la actividad más emblemática de su agenda cultural: el Cineclub. Inaugurado en noviembre de ese año con Al este del Edén(de Elia Kazan), el proyecto vivió su época de esplendor en los años 80 y 90, la era pre-Internet: “El Cineclub era todo un referente en Zaragoza, se colapsaban las sesiones de socios y había colas que salían fuera del propio colegio”, explica Gonzalo Ferrer, becario encargado del Cineclub (dentro de la beca de Difusión Cultural y Biblioteca) que combina sus estudios de Medicina con las actividades culturales del Colegio Mayor.

Después, según Gonzalo, hubo una crisis cultural que, junto con la descarga de películas en Internet, hicieron mella en el Cineclub: “digamos que la comunidad universitaria en general tiene menos inquietud por los actos culturales”. Sin embargo, la actual crisis económica ha provocado un crecimiento en la asistencia a las películas, como afirma Gonzalo: “Como tenemos buenos precios y promociones que animan a los socios, viene más gente. Nuestro objetivo es que el Cineclub vuelva a ser lo que era antaño”.

Estos “buenos precios” de los que habla Gonzalo suponen que a un socio la entrada le cueste 3 euros y 2 a los jubilados. El carné de socio es válido para todo un cuatrimestre y cuesta 1€. Además existen varias promociones que permiten, por ejemplo, la entrada de dos personas un domingo por la noche por 4€ o la conocida como cena+cine, que consiste en la entrada y una cena en la Taberna del Cerbuna por 8€. Así, en lo que va de curso el Cineclub cuenta con 829 socios, de los que, según Gonzalo, “la mitad son universitarios, pero es un Cineclub abierto a cualquier ciudadano sea o no universitario”.

Gonzalo Ferrer, encargado del Cineclub Cerbuna

Además de Gonzalo Ferrer y David Sánchez, los dos becarios de Difusión Cultural y Biblioteca; la plantilla del Cineclub cuenta con un director, Manuel Beamonte, (subdirector de Actividades Culturales del CMU) y con cuatro proyeccionistas becarios que residen en el colegio: Diego Medrano, Teresa Borderías, Nerea Bahón y Enrique Chicote. Estudiante de 6º de medicina, Enrique es el proyeccionista más veterano del Cineclub. Desde hace tres años, es uno de los encargados de que la película de la sala de cine empiece puntualmente y se vea hasta el final.

Los proyeccionistas como Enrique reciben la película de 35 milímetros en 5 o 7 rollos; los tienen que empalmar, colocar en la máquina de proyección de cine y, tras la sesión, se encargan de reenviar la película a la distribuidora. Para que todo esté en su lugar el día de la proyección, el jueves “se hace un preestreno al que solo pueden acudir los colegiales, y así me aseguro de que la película está bien encuadrada, el color y el sonido son adecuados. De este modo, cuando la pongo el sábado y el domingo ya la tengo perfectamente ajustada”, asegura Enrique.

Aunque pueda parecer lo contrario, es posible compaginar la actividad de organización del Cineclub con una carrera como Medicina: “Como estamos cuatro y nos turnamos, no se hace pesado. Ahora por ejemplo, yo un sábado por la noche, desde las 10 que estoy, acabo casi a las 2, entre apagar, desmontar, recoger… Preferiría estar en otro lado, pero a mí me gusta mucho proyectar”, explica Enrique.

La Universidad de Zaragoza ofrece becas, en función de expediente, renta y colaboración, a los colegiales para la realización de estas actividades. Este año es el primero que ofrece una beca doble de Difusión Cultural y Biblioteca, dentro de la que se desempeñan otras funciones como llevar la revista del colegio y programar actividades de diversa índole, preferentemente, culturales. Eso permite que una mayor división del trabajo que posibilita a los estudiantes compaginar sus estudios con actividades como el Cineclub.

Enrique Chicote explica cómo funcionaba el antiguo proyector del Cineclub

De la elección de las películas proyectadas se encarga una comisión de estudiantes. Enrique Chicote forma parte de esa comisión. Una vez elegido el material, la organización del Cineclub se pone en contacto con las distribuidoras para alquilar las películas. “Según el tipo de película vale más o menos, de 300 a 600 euros. No es lo mismo alquilar la última de Batman, que una película que lleva 5 años sin proyectarse y que a la distribuidora lleva tiempo sin darle dinero, por lo que te la deja más barata”, explica Enrique, que es consciente de que antes el Cineclub obtenía más beneficios que ahora: “Ahora va a días, hay películas que se recuperan bien, pero claro, por ejemplo con las descargas de internet esto baja mucho. Hay que tener en cuenta que además está el mantenimiento del proyector, del cine, nuestro sueldo…”. Como dice Gonzalo Ferrer, el encargado de la actividad, “es un reto para nosotros elegir una programación de películas de calidad, en ocasiones más comercial, otras no tanto, teniendo en cuenta los gustos de los socios y manteniendo las tradiciones de documental, V.O.S.E.,  apoyo al cine español… Y con todo esto hacer un balance positivo y cubrir gastos”.

¿Por qué elegir al Cineclub Cerbuna frente a otros cines convencionales? “Ambos tienen sus características propias y puntos fuertes diferentes. Deberían considerarse como dos opciones de ocio complementarias: el cine convencional te oferta los primeros días de estreno de las películas con la máxima calidad de imagen y sonido, nosotros no ofrecemos eso. Aparte de prestar un servicio a la comunidad que es proyectar cine a un precio barato, precisamente por ser un cineclub intentamos mostrar un trato cercano a los socios, no se trata de un cine convencional al que llegas, ves la película y te vas. Nosotros no tenemos clientes, tenemos socios”, dice Gonzalo Ferrer.

El Cineclub volverá el próximo fin de semana con la película Grupo 7, en las sesiones del sábado y el domingo. Pero para el viernes se guarda una sorpresa: la proyección de El encamado, un largometraje de Germán Roda, rodado en Aragón, que participa estos días en el Festival de Cine de Zaragoza. Toda una apuesta por el cine más variado y democrático, cada fin de semana en el Colegio Mayor Pedro Cerbuna.

PUEDES VER LA PROGRAMACIÓN COMPLETA AQUÍ.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s