Sin barreras

Vive la experiencia Erasmus sin salir de tu ciudad

Mª EUGENIA DORIA-YOLANDA HERNÁIZ

esn zaragoza

¿Te gusta viajar y conocer otras culturas? ¿Te encantaría irte de Erasmus pero no te han dado la beca o tus circunstancias no lo permiten? Te presentamos una forma de vivir la experiencia Erasmus sin salir de tu ciudad. Apadrina un estudiante extranjero y vive tu ciudad de una manera completamente nueva.

Encontrar las mejores tiendas para ir de compras, localizar la parada del bus o planificar posibles actividades para disfrutar de la tarde son cuestiones muy simples que pueden suponer un auténtico dolor de cabeza a la hora de desenvolverse en otra ciudad. Qué decir cuando se trata de un país diferente. Dudas como éstas son las que se plantean día a día cientos de jóvenes universitarios en su experiencia Erasmus. Para intentar echarles una mano la Universidad de Zaragoza cuenta desde hace tiempo con el Programa Tutor.

Se trata de un proyecto en el que a través de un tutor personalizado se pretende ayudar a estudiantes extranjeros a integrarse en el día a día y conocer la cultura del destino elegido. Asociaciones como Erasmus Student Network (ESN) y la Asociación de los Estados Generales de los Estudiantes de Europa (AEGEE) son las encargadas de facilitar la estancia de estos  universitarios poniendo en contacto a erasmus y tutores. El objetivo, “fomentar una implicación por parte de los estudiantes y lograr que los erasmus se vean inmersos  en la cultura y tradiciones de un país distinto”, afirma Adrián Sanmiguel, presidente de ESN Zaragoza.

Ander y erasmus (Maros)

Ander y erasmus (Maros)

Aunque en teoría la labor del tutor consiste en tareas tan básicas como recoger al erasmus en el aeropuerto o la estación de autobuses, ayudarle a encontrar piso y aconsejarle a la hora de elegir asignaturas, la experiencia demuestra que al final la relación termina siendo más estrecha. Es el caso de Ander y Maroš, dos jóvenes que comenzaron siendo tutor y Erasmus y han acabado siendo grandes amigos. “Me asignaron un Erasmus muy majo de Bratislava y le ayudé y ayudo en todo lo que puedo. La experiencia fue muy positiva, hoy en día sigo manteniendo relación con él. Todo depende de lo que el Erasmus quiera, pero pueden salir grandes amistades de este programa”, asegura Ander, que se estrenó como tutor de AEGEE en septiembre.

Y es que este proyecto supone una gran oportunidad tanto para los estudiantes extranjeros con espíritu aventurero como para los alumnos españoles que deseen conocer una cara desconocida del programa Erasmus. “La experiencia te permite ver lo difícil que puede ser arreglártelas en distintas ciudades cuando llegas sin conocer a nadie y sin hablar el idioma y la Universidad no te gestiona de forma directa un tutor o un servicio de alojamiento en una residencia”, comenta Ander, que por primera vez ha visto de cerca las dificultades a las que se enfrentan en nuestro país los universitarios extranjeros.

El Programa Tutor no es algo novedoso. Una de las asociaciones más veteranas a la hora de desarrollar esta iniciativa es AEGEE, que lleva realizándola desde 2003. Otra asociación más reciente es ESN, que lleva en funcionamiento dos años. Mediante los departamentos de cultura, deporte, viajes y fiestas cerca de 350  estudiantes aragoneses colaboran para atender las necesidades de los casi 500 erasmus que cada semestre llegan a nuestra comunidad. Aunque el proyecto es regido por la Universidad de Zaragoza,  las asociaciones aseguran que sus puertas están abiertas para todo alumno extranjero que llegue a los campus de Zaragoza, Huesca y Teruel.

Dicen que pretenden ser “una mano amiga”;  razón por la que para lograr una mayor eficacia asignan un máximo de dos Erasmus por tutor, ya que la intención es “fomentar las relaciones sociales entre tutores y Erasmus más allá del ambiente fiestero”. Una labor que consiguen con actividades tan simples como una visita guiada, una sesión de cine o una partida de cartas. ”Hasta el año pasado nunca había visto jugar a un Erasmus a las cartas. Le enseñamos a jugar al guiñote y fue genial. Fue  como, con lo que me gusta a mí jugar a las cartas, ¿cómo es que nunca hemos hecho nada parecido?, comenta Adrián Sanmiguel, presidente de ESN.

Erasmus en Zaragoza

Erasmus en Zaragoza

Tal vez hablen idiomas diferentes y tengan distintas culturas, pero todos ellos comparten una misma idea: Consideran este programa “una experiencia maravillosa que merece la pena vivir”. “Elegí el programa porque no conocía la ciudad y era difícil encontrar un piso cerca de la Universidad en una buena zona. La primera vez que tuve que volver a Roma tenía muchas ganas de volver, ahora no. Tengo que volver por Navidad y no quiero”, comenta Julia, una estudiante italiana que lleva casi tres meses en Zaragoza.

“Siempre me ha gustado mezclarme con diferentes culturas. Muchas veces si te vas de Erasmus y no conoces a nadie te pierdes la mitad de las cosas. Aquí se hacen muchísimos viajes y lo veo fundamental porque de lo contrario te pegarías seis meses de Erasmus en Zaragoza, pero no hubieras conocido ni la cultura aragonesa ni la cultura española. Además es una forma de vivir tú mismo la experiencia Erasmus”, cuenta Alberto, que desde septiembre colabora como tutor en ESN.

Participación y beneficios

Para participar en esta aventura basta con que Erasmus y tutores rellenen un formulario que encontrarán, tanto en español como en inglés, en las páginas de las distintas asociaciones (http://www.aegee-zaragoza.org/ y http://www.esnzaragoza.org/). En este formulario ambos ofrecerán información básica (sexo, estudios que cursan, campus en el que se encuentran e idiomas que hablan) con el fin de resultar lo más afines posible “En general intentamos que Erasmus y tutor sean de la misma facultad para facilitar la integración y que el tutor pueda aconsejarle con mayor conocimiento”, comenta el presidente de ESN.

Aunque ambas asociaciones tienen un objetivo común los requisitos para ser tutor varían de una a otra. Mientras que en AEGEE es necesario ser socio para ejercer de tutor, lo que se consigue pagando un importe de 30 euros en caso de ser nuevo socio o 25 si se pretende renovar el carné del año pasado, en ESN el voluntariado es gratuito ya que consideran que “basta con tener la voluntad de ayudar”. Razón por la que aquí los candidatos deben pasar una entrevista muy sencilla en la que muestren un compromiso real. Desde ESN aseguran que aunque la mayoría tienen buenas intenciones “siempre te encuentras con el típico caradura que se apunta para practicar el idioma que le interesa o encontrarse con la típica erasmus guapa”, comenta el presidente de la asociación.

De izquierda a derecha Julia, Adrián y Alejandro

De izquierda a derecha Julia, Adrián y Alejandro

Es cierto que ejercer de tutor tiene ventajas como obtener puntos extra a la hora de solicitar una beca Erasmus o disfrutar de las actividades y fiestas que ofrece esta iniciativa a un precio más asequible. Sin embargo, los propios tutores confirman que por encima de esas compensaciones se encuentra el mayor premio de todos, la experiencia vivida.  “Simplemente el hecho de poder ayudar a alguien y poder estar con más gente de diferentes culturas sobra como tipo de gratificación”, asegura Alejandro, que colabora como tutor desde hace unos meses.

ESCUCHA A JULIA (Erasmus)

ESCUCHA A ALEJANDRO (tutor)

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s