La lupa

Aparcar en la Universidad: ¿Misión imposible?

CRISTINA LÓPEZ DUMALL – LAURA LARRIBA

DSCF1093

La Universidad de Zaragoza dispone de una gran cantidad de espacio de estacionamiento, que pone a disposición de su personal y estudiantes. No obstante, este asunto suscita una gran polémica, ya que muchos usuarios opinan que no es suficiente.

En toda la Universidad, hay alrededor de dos mil plazas de aparcamiento, repartidas en los distintos campus: San Francisco, Ciencias Sociales y del Trabajo y el Campus de Huesca, ya que en el Campus Río Ebro no está regulado. Para poder estacionar allí es necesario disponer de un permiso, que se pide en septiembre y es válido por un curso académico.Pueden solicitar dicha autorización los miembros del personal docente einvestigador, los estudiantes, los miembros del personal deadministración y servicios y de los institutos mixtos de la Universidad de Zaragoza, así como los trabajadores de lasempresas u organismos que tengan suscrito un contratocon la Universidad de Zaragoza para la prestación deservicios de forma continuada. El precio del servicio oscila desde los 60 euros al año que cuesta aparcar en el Campus San Francisco hasta los más de 130 euros en el caso del campus oscense.

No cabe duda de que la relación calidad/precio de este servicio no está nada mal en comparación con el precio de otros aparcamientos en la ciudad. No obstante, los usuarios tienen sus dudas.  “A mí me viene muy bien poder aparcar en la Universidad, pero está claro que hay muchos más coches que aparcamientos, por eso muchas veces me toca aparcar fuera y pagar 4 o 5 euros”, afirma Estefanía, una estudiante que utiliza este servicio.

La elevada demanda de estos espacios de aparcamiento ha supuesto un problema desde hace muchos años, y es el motivo por el que se modificó el reglamento que los regula, añadiendo la aplicación de criterios de racionalización con objeto de disminuir la saturación de los estacionamientos en horas punta. Así, se tienen en cuenta a la hora de expedir los permisos baremos que dependen de la distancia del domicilio del solicitante hasta el centro de estudios o trabajo, las cargas familiares o los créditos en los que está matriculado el estudiante.

DSCF1096

Sin embargo, estas medidas no han servido para acabar con la saturación, ya que hay distintas modalidades de aparcamiento, cada una con su regulación. La opción de las mañanas es la más popular, pero también se puede optar por la de las tardes, sin límite de plazas, o incluso recurrir a los permisos gratuitos de un día de validez. Estos últimos tienen un límite: no se pueden superar los 6 permisos mensuales ni los 24 anuales. No se conceden más autorizaciones que plazas, pero la conjunción de todas estas modalidades y su solapamiento hacen que en muchas ocasiones los interesados no puedan encontrar plaza, a pesar de tener el permiso en regla. “Los aparcamientos de la Universidad están muy bien. Por poco dinero puedes aparcar muy cerca del centro y tienes el coche seguro, aunque muchos días te encuentras sin sitio y llegas tarde a clase. A veces se forman una filas de coches impresionantes”, comenta Sara, estudiante en el Campus San Francisco.

Este hecho ha propiciado que antiguos usuarios del servicio hayan dejado de utilizarlo, recurriendo a otras opciones de desplazamiento, como es el caso de Daniel: “Este año no he solicitado plaza en el aparcamiento de la Universidad porque no me salía a cuenta. Hay que pagar muy poco dinero al año, pero el año pasado la mitad de las veces tenía que aparcar fuera porque dentro ya no había plazas. Prefiero venir en autobús aunque tarde más tiempo; al menos no me siento engañado”.

A este respecto se ha pronunciado el Defensor del Estudiante, que afirma que el estacionamiento dentro de los campus universitarios noconstituye un derecho adquirido por el mero hecho de ser trabajador o estudiante, sino que se trata de “una posibilidad que la Universidad ofrece a todos lossectores que la conforman, pero siempre bajo lasrestricciones a las que obliga para todos la escasez deespacio disponible”.  Asimismo, en varios de sus informes anima a la comunidad universitaria a utilizar vías alternativas al uso del vehículo particular para el traslado a los campus.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s